SER DISCÍPULO O DISCÍPULA, UN DESAFÍO.


 

Tú puedes ser un discípulo o discípula de Jesús, es decir alguien que vive para amarlo. Cuando se ama, todo lo que anhela el corazón es no ofender ni contradecir al ser amado; desea agradarle y hacerle feliz, estar siempre con él y disfrutar de su compañía. Cuando amamos a una persona, cuando estamos enamorados, nos parece bella, inteligente, divertida y es del mayor agrado estar con ella. También queremos expresarle nuestros sentimientos con palabras, caricias y besos. No es tan diferente la relación con Jesús, nuestro Amado Maestro.
Amar a Jesús es disfrutar en su compañía, sea orando, cantándole alabanzas, adorándolo, leyendo su Palabra o sencillamente contemplándolo. Todas estas acciones nada tienen de complejo, son sencillas prácticas que nuestra alma busca en forma natural, pero que también pueden ser enseñadas por un tutor cristiano de mayor experiencia.
Cuando eres discípulo te sometes a la voluntad de Jesucristo. Puedes conocer la voluntad de Dios leyendo la Biblia, escuchando los sermones de un pastor en una iglesia y las enseñanzas de un tutor personal. Amar a Jesús no es tan sólo decirle “te amo, Señor”, sino además hacer lo que Él dice. En el Evangelio nos amonesta: “¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo?” (San Lucas 6:46) Ser discípulo de Jesús es tener a Jesús como Señor, o sea uno que se ha adueñado de toda mi vida, pero lo ha hecho porque nosotros se la hemos entregado, así como el enamorado se entrega totalmente al ser amado.
¡Nada más bello que el camino del discipulado! Jesús escogió de entre la multitud que le seguía, a doce para hacerlos sus discípulos. Esta historia se repite una y otra vez, a través de los siglos. Somos llamados por el Señor para ser sus discípulos, pero ¿cómo podrá formarnos Él ahora si ha resucitado y está a la diestra de Dios Padre? Recordemos una de sus últimas ordenes dejadas a sus discípulos: “Id, pues,  y haced discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado; y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (San Mateo 28:19,20)
Jesús utiliza a otros cristianos para guiarnos en el camino de la fe. Así como una planta para que crezca derecha y firme requiere de un tutor, también el discípulo necesita de un hermano mayor que lo enseñe a poner en práctica todas las enseñanzas de Dios. Y el Espíritu Santo acompañará siempre este proceso de discipulado. En el discipulado intervienen tres: 1) Tú, que eres el discípulo; 2) El tutor, un hermano mayor que te enseña; y 3) El Espíritu Santo, quien guía a ambos.
Discipularte te ayudará a conocer mejor a Jesús y a amarle más profundamente; permitirá que seas sanado en lo emocional; a conocerte mejor a ti mismo/a, tus dones y capacidades; aprender mucho de la Palabra de Dios; en fin a capacitarte para ser mejor cristiano/a. ¿Te atreves?
 “Y les dijo Jesús: Venid en pos de mí, y haré que seáis pescadores de hombres.” (San Marcos 1:17)
 
 
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL VERDADERO YO

EL HUERTO DE DIOS.

IMPORTANCIA DE LAS PALABRAS.